spacer
Pacientes
Causas de dolor en la rodilla
      
Joint Replacements
Pacientes
Causas de dolor en la rodilla   
Tratamiento   
Resultados   
El futuro   
Información profesional
Información adicional
Contacto


Inicio >> Pacientes >> Causas de dolor en la rodilla



Causas de dolor en la rodilla

Existen muchas causas de síntomas dolorosos asociados con el mecanismo extensor de la rodilla y la articulación femororrotuliana. Los problemas de la rodilla que no se resuelven con un tratamiento sencillo y ocasionan una molestia persistente e importante requerirán su investigación por parte de un especialista.  Sin embargo, es útil tener algunos conocimientos sobre el tipo de trastornos que ocasionan estos problemas.

Problemas de alineamiento mecánico y de estabilidad en la rótula

La rótula es una pequeña  estructura ósea cuya superficie interior tiene una forma similar a un valle poco profundo y está cubierta por una capa gruesa de cartílago articular.  Se articula con un surco de forma similar situado en el extremo inferior del fémur.  La forma de los huesos varía considerablemente y la rótula únicamente se puede mantener en la posición correcta mediante un equilibrio delicado de los músculos potentes situados en la parte anterior de la rodilla.  Una de las causas más frecuentes de problemas en la rótula es la alteración de este equilibrio.  La forma más grave de este trastorno se produce cuando la rótula se separa del surco y luego tiene que volver físicamente a su posición. Esta alteración es fácil de identificar.

Resonancia magnética (RM) de la articulación femororrotuliana en la que se ve el grueso cartílago articular de la rótula.

TC que muestra el deslizamiento de la rótula fuera de su surco.



Existen muchas formas menores de este trastorno, de las cuales la menos importante es aquella en la que la rótula está ligeramente inclinada y no se desplaza de forma adecuada en su surco.  Esto ocasiona una presión excesiva sobre una cara de la articulación que da lugar a síntomas dolorosos y daño en las superficies del cartílago articular.  Diagnosticar esta alteración es muy difícil y, a menudo, ocasiona síntomas molestos que persisten durante muchos años.

Problemas relacionados con las superficies de contacto

La parte anterior de la rodilla es muy vulnerable a las lesiones, y esto puede ocasionar daños en las superficies articulares de la articulación femororrotuliana.  A pesar de su vulnerabilidad, la lesión repentina tras una caída es relativamente poco frecuente.  Todavía no se conocen por completo las causas exactas del daño en las superficies articulares.  Aunque la lesión sigue siendo una posible explicación, es probable que el mal alineamiento de la rótula en su surco sea una causa de lesión frecuente y más insidiosa.  Esto tan sólo se produce de una manera lenta después de varios años.


La rótula se encuentra inmediatamente debajo de la piel y de los grandes músculos que controlan la rodilla.

Efectos secundarios de los problemas relacionados con la rótula

A menudo, es difícil diagnosticar y comprender las causas que subyacen tras el daño de la rótula.  No obstante, los efectos secundarios que resultan de una causa subyacente son frecuentes y agravan el trastorno.  Entre éstos, el principal es el debilitamiento del músculo cuádriceps en la cara anterior de la rodilla.  Este músculo controla el movimiento y la fuerza de la articulación.  Cualquier alteración dolorosa de la rodilla conducirá rápidamente a la atrofia y el debilitamiento de este músculo, que posteriormente ocasionará más problemas de control y estabilidad.  

Cualquier daño que se produzca en el interior de la articulación dará lugar a la liberación de sustancias nocivas que ocasionarán inflamación, tumefacción y, por consiguiente, más dolor.  Así, se desarrolla un ciclo de dolor, tumefacción, inflamación y debilidad, que puede originar un deterioro gradual de la función articular.

Daño prolongado que da lugar a artrosis

Si los problemas relacionados con la rótula persisten durante varios años, darán lugar finalmente a una artrosis establecida.  Lo extraño es que el desarrollo de este trastorno se puede producir en ausencia de cualquier síntoma significativo de dolor o tumefacción, y únicamente se muestra sintomático cuando la afección está bien establecida.  La artrosis de la articulación femororrotuliana es poco frecuente antes de los 40 años de edad, pero a partir de entonces su frecuencia es cada vez mayor.  Después de los 50 años, entre el 10% y el 20% de las personas con rodilla dolorosa presentan artrosis aislada en la articulación femororrotuliana.

    

Radiografía de una artrosis femororrotuliana característica

    
 

Français | Italiano | English | Deutsch


All information provided is intended to be general in nature and should not be relied upon in making any decision.
THIS WEBSITE DOES NOT PROVIDE MEDICAL ADVICE AND IS NOT TO BE USED AS A BASIS FOR MEDICAL DECISIONMAKING.

Sitemap
Terms of Access
Privacy Policy
© Stryker, 2003 - 2014